Muchas culturas


Los idiomas nos ayudan a darle sentido al mundo y pueden llegar incluso a influir en el modo en que lo vemos y describimos, tal y como muestra un estudio reciente sobre personas de habla inglesa y alemana.

Tampoco hay duda de que una persona de habla finlandesa y otra de habla árabe, por ejemplo, describirían el mundo de forma diferente. Después de todo, la persona que habla árabe no necesita las 40 palabras o expresiones relacionadas con la nieve que necesita la que habla finlandés y es probable que, como resultado, sea notablemente distinta la forma en que la de habla finlandesa describa y, quizás experimente, el maravilloso mundo invernal. Si una persona hablara tanto finlandés como árabe, ¿no darían como resultado estas dos relativamente diferentes maneras de describir el mundo una visión del mismo más amplia y matizada?

Muchos estudios avalan esto, mostrando que las personas que hablan diferentes idiomas obtienen puntuaciones más altas en las pruebas que miden la amplitud de miras, y les es más fácil ver las cosas desde una perspectiva (cultural) diferente. El multilingüismo, por lo tanto, parece que hace que la gente sea multiicultural, una ventaja significativa en el presente mundo sin fronteras y una habilidad importante en el momento de viajar y conocer nuevas culturas y personas.


«Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo»
Ludwig Wittgenstein