Preescolar

«La curiosidad del ser humano es innata.»
Aristóteles


Los niños suelen preguntar una y otra vez el porqué de las cosas. Quizá lo pregunten hasta la saciedad, pero esto es una buena señal, significa que tienen curiosidad por saber más. Son curiosos por naturaleza, pero a veces se necesitará un poco de paciencia para responder a sus preguntas.
Para ayudar a desarrollar la curiosidad innata de los pequeños, es necesario responder a lo que nos preguntan. Así los estaremos ayudando a aprender cosas nuevas, lo que será una herramienta que les ayudará a lo largo de sus vidas. Además, los niños deben aprender a través de nuestra orientación a hacer las preguntas correctas para motivarse y aprender cosas nuevas.